lunes, 27 de mayo de 2013

El TRANSITO A LA ETAPA POST NATAL
 
El tránsito a la etapa post natal constituye el Parto, proceso que se inicia con las contracciones uterinas, con el fin de expulsar al feto, una vez que éste creció y se desarrolló hasta alcanzar las condiciones suficientes para no necesitar ya seguir viviendo en las entrañas de la madre -feto a término-, esto es que ha logrado la madurez necesaria para cumplir las funciones de control de temperatura, respiración, ingestión y digestión de alimentos, respuesta a los microorganismos patógenos y, en términos generales, sobrevivir por si mismo. Esto ocurre alrededor de las 40 semanas de la gestación. Las contracciones uterinas se asocian a la dilatación progresiva del cuello uterino para dar paso al feto y a la desinserción de la placenta, la cuál ha sido hasta este momento el órgano encargado de proveer al feto del oxígeno y los nutrientes procedentes de la sangre materna, así como de los elementos propios del sistema inmunológico. El trabajo de parto dura en las que que tienen un niño por primera vez -primíparas- un tiempo variable entre 6 y 12 horas y entre las que van teniendo mayor número de hijos, cada vez un tiempo menor. 
El viaje que hace el niño desde el interior del útero hasta el exterior, a través del canal vaginal, denominado parto natural, es importante, pues durante este tiempo empiezan a desplegarse sus alveolos pulmonares -especie de bolsitas que durante la vida fetal han permanecido plegadas- permitiendo que al salir del canal vaginal pueda respirar satisfactoriamente para recibir el oxígeno del aire ambiental. También le permite una adaptación progresiva a los cambios de presión, que es mayor dentro del útero. Estos hechos, entre otros, son la razón por las que al parto así producido se reconozca como parto normal.
De nacer el niño antes de las 40 semanas, alguna de las funciones descritas propias del "feto a término" -esto es, listo para nacer- podrían no haber alcanzado la maduración necesaria. Este riesgo es mayor entre los que nacen antes de las 37 semanas -nacidos pretérmino- y hace que ellos requieran mayores cuidados para garantizar su supervivencia. De otro lado de prolongarse el embarazo más allá de las 42 semanas -parto post término-podemos asistir al nacimiento de un niño con algunas alteraciones, sea que éstas por si mismas expliquen la demora en nacer, sea que resulten consecuencia de ello o que se deban a que la función de la placenta - nutrir y oxigenar al feto- hubiesen ido dejando de ser efcientes por envejecimiento, ya que tales funciones están biológicamente programadas para una gestación promedio de 40 semanas.
Finalmente debemos referirnos al parto por cesárea, que no es natural ni normal, porque expone al feto a cambios violentos de presión ambiental y a tener que satisfacer necesidades biológicas en forma brusca.
 idades         

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada